DESCIFRANDO HISTORIAS

DESCIFRANDO HISTORIAS

“Cada uno de nosotros debe escoger lo que desea hacer con todo lo que ha sucedido en nuestra vida y si utilizarlo creativa o destructivamente.” (McDougall, 1987)

«Es rebelde porque es hijo de padres divorciados», «se droga porque sus amigos son una mala influencia», «si sueñas con alguien es porque te extraña». Afortunadamente el funcionamiento psíquico y sus expresiones van más allá de este tipo de aseveraciones; existen muchas ideas falsas sobre la psique, hay una tendencia a pensar que nuestros síntomas, sueños, conducta, y todo aquello que nos sucede se debe sólo a un par de causas conscientes, sin embargo esto no es así.

El aparato psíquico es un sistema de fuerzas, principalmente inconscientes, que están en movimiento y construcción constante, cada persona tiene una dinámica diferente de acuerdo a sus vivencias, vínculos, genética, influencia social, edad, cultura, y muchos otros factores. Descifrar el funcionamiento humano es mucho más complejo de lo que se cree, precisamente por eso existen profesionales que estudian su origen, modo de  expresión y tratamiento. Si todo fuera tan simple como que un joven adolescente se droga solamente porque tiene amigos que lo presionan a hacerlo, bastaría con que cambiara de amigos. Sin embargo, cada síntoma tiene un origen inconsciente y multifactorial, además, el problema nunca es el que parece serlo, ya que los síntomas son sólo la expresión de un conflicto que si no se trata se repetirá una y otra vez a lo largo de la vida provocando malestar.

Sobre este tema es fundamental que cada quien se haga cargo de lo que le sucede, pensar por qué le pasa siempre lo mismo y qué hará frente a eso. Ese tipo de trabajo es el que se hace en una psicoterapia, por eso requiere esfuerzo, compromiso y tiempo, ya que implica destejer y tejer una historia de años. Los manuales sobre las causas del comportamiento, los libros sobre el significado de los sueños, los tratamientos breves que prometen resultados increíbles, pueden servir como paliativos frente a momentos difíciles. Prácticas de sugestión que disminuyan la angustia hay muchas, pero lo que hay que tener presente es que sentirse mejor  no siempre implica poder estar mejor en la vida. Estar mejor requiere de un trabajo personal y profesional complejo.

Entonces, frente a preguntas como “¿por qué nuevamente pasa esto que me hace sufrir?” la respuesta es “nadie lo sabe”, esa es la verdad. Por lo menos no se sabrá hasta que se conozca todo lo que hay de fondo.

 

Claudia Rodríguez Acosta

Psicoanalista